miércoles, 29 de abril de 2015

másqueeunabúsqueda: Inténtalo de nuevo

Sé que el primer ciclo de búsqueda es más o menos igual de bipolar para todas, y no quería dejar de contaros el mío :D

Hace una semana tendría que haberme bajado la regla, y en esta casa estábamos un poco muy inquietos. El hecho es que a cinco días de mi fecha de regla, vi un manchado rosado que me dejó paralizada y, la verdad, muerta de miedo. Había oído hablar del sangrado de implantación pero... ¿era aquello? No podía ser, no podía ser.

Yo, os voy a ser sinceras, me acojoné un poco bastante. Fui corriendo a decírselo a #maridito pero él casi monta una fiesta, se puso muy feliz, y yo me quedé pálida y con ganas de vomitar. Él me veía ya embarazada y yo veía que me estaba muriendo de miedo. Aún así intenté serenarme y le expliqué que podía ser por cualquier otra cosa (no sé que cosas, la verdad, pero necesitaba devolver a #maridito a la realidad y yo no me creía que fuese realmente implantación)

Le dije que había que esperar hasta ver si bajaba la regla o no, y ya entonces se podría ilusionar, pero antes no. No me hizo caso, y se pasó los cinco días que quedaban de espera viéndome con unos ojitos de amor total y muy muy contento. Me daba mucha cosa verlo así, porque me temía que fuera una falsa alarma y que se llevara un disgusto.

Llegó el día en que la regla tendría que bajar y no bajó, algo muy raro en alguien tan regular como yo, entonces le prometí a #maridito que el día siguiente si seguía sin venir, nos haríamos un test. El estaba nerviosísimo, y yo estaba convencida de que iba a ser que no: ¿Cómo iba a estar embarazada tan pronto, si nosotros no tenemos prisa, si hay muchas que se deben embarazar antes que nosotros? ¡No sería justo! Pero claro, #maridito me veía de reojo y me decía que habíamos puesto mucho de nuestra parte, y que tampoco nos podríamos sorprender si diera positivo...

Me hice el test para terminar con la incertidumbre y allí no se veía nada. En ese momento os diré que el alivio ganó al disgusto, pero #maridito se quedó con una carita... Le dio bajoncillo, no se podía creer que fuera que no, y quería pensar que igual era demasiado pronto para que saliera positivo. 

Pasaron tres días más ¡y la regla seguía sin aparecer! Yo me empecé a mosquear de verdad ¡mis ciclos siempre son de 26 días! ¿Por qué justo el primer mes de búsqueda no bajaba? ¿Qué broma era esa? Así que el sábado por la mañana volvimos a repetir el proceso, y otra vez el mismo resultado. Nada de nada. 

Ahí fue cuando #maridito se lo empezó a creer más, y yo me empecé a cuestionar qué estaba pasando ahí dentro para que la regla no hiciera su aparición... Y esa noche, ¡apareció! Nunca me había alegrado tanto de verla, ¡por fin! Si no estaba embarazada quería que bajase cuanto antes para poder cerrar un ciclo y empezar el siguiente.

Ya os digo que en mi caso no me afectó mucho. Hubo momentos en toda la espera, en los que me dejaba llevar un poco por la ilusión desmedida de #maridito y pensaba en que podría ser que sí, pero la verdad, había una parte muy grande dentro de mi que esperaba que fuese un: inténtalo de nuevo ;)

Puede que me arrepiente mucho de estos pensamientos si la búsqueda se alarga más de lo deseado, porque yo quiero ser mamá y quedarme embarazada y ver las dos rallitas en el test. Pero es algo que me aterra en la misma proporción que lo deseo... 


lunes, 27 de abril de 2015

Mi historia con #maridito: II

Como os terminé contando aquí, ¡por fin había visto a #maridito! y yo me había comportado como una auténtica gili, ¡sin ser capaz de decir nada coherente! El mini encuentro duró poquísimo, y cuando me di cuenta ya se habían ido y me quedé pensando en que jamás podría haberme comportado de una manera más tonta, ni ensayando....

Las charlas diarias y continuas siguieron por Messenger. Hay que ver lo valiente que era yo con una pantalla de por medio, ¡y lo tontita que me ponía en el cara a cara! Pero a pesar de eso, #maridito seguía "siguiéndome el rollo" en nuestras conversaciones, así que parecía que mi patética reacción al tenerlo en frente no lo había asustado mucho. 

Por aquel entonces, estaban Los Serrano en pleno auge de audiencia, y nosotros comentábamos cada escena de la serie como si la viéramos juntos. Recuerdo un capítulo en el que Raúl estaba loco por África, y la primera vez que quedaron había sido en la taberna para jugar un futbolín. Entonces #maridito me preguntó si yo sabía jugar al futbolín, y cuando le dije que no él me respondió: vaya, qué pena...



Esos tres primeros meses de curso, transcurrieron tranquilos y sin más sobresaltos, yo estaba un poco expectante pensando en qué podría inventarme para volver a coincidir con él, pero era totalmente imposible, él y yo teníamos rutinas diferentes, horarios diferentes, edades muy diferentes, y nuestro único nexo de unión en aquel momento -la pareja formada por su amigo y mi amiga- terminó como el rosario de la aurora y la cosa se complicaba para poder fingir cualquier encuentro casual sin que se notase mucho que me moría por verle.

El 16 de diciembre fue mi cumpleaños, yo cumplía 16 y lo celebraba con mis amigas en una pizzería. Recuerdo que #maridito me dijo que le gustaría mucho venir y felicitarme en persona pero que le daba muchísima vergüenza presentarse en mi cumpleaños, delante de un grupo de 15 niñas. 

¡Me pareció FATAL! Y me pasé unos días enfadadísima pensando en que si no quería venir ¿para qué me decía nada? ¿Para dejarme con la miel en los labios? Jooooo Y no os voy a engañar, me pasé todo el cumple pendiente de la puerta de la pizzería pero no, el capullo de #maridito no apareció...

Me repetía a mi misma que si aquel primer día hubiera hablado algo en vez de mirarlo embobada igual él se hubiera animado a venir, pero seguro que ahora pensaba que era tonta tontísima elevada al cuadrado y que nunca me iba a querer volver a ver :(

Os lo creáis o no, me pasé unos días así tristona, recuerdo darle la brasa a mis amigas con el temita a cada instante y ellas me escuchaban y me animaban como podían. Tuve que escuchar un bonito: "Querida Y, es que él es un chico mayor y está muy bueno, y mírate tú, eres normal" jajaja qué cabritas son las amigas a los 16!!!

Sin embargo, el 28 de diciembre estaba yo acompañando a una amiga a hacer sus compras de Navidad cuando me llaman al móvil y veo que es uno de los amigos de #maridito quien me llama.... ¿Qué significaba eso? Me habla el chico en cuestión y me dice que está con #maridito y que él se muere por verme pero que es un tímido que no se atreve a llamarme, que si yo también quiero verlo nos veíamos en tal sitio a tal hora.

Colgué y casi me pongo a llorar de la emoción, ¡imaginaros! Esa noche me quedaba a dormir en casa de mi amiga con la que estaba de recados y teníamos que volver a casa en un rato, pero aún así me dijo que me acompañaba y me esperaba.

Llegamos allí y..... ¡no había nadie! ¡Me quería morir! Empecé a atar cabos y me di cuenta de que era 28 de diciembre, y ya empecé a pensar en que era una inocentada, que el muy capullo y sus amigos se estaban riendo de mi. Y cuando estaba decidida a irme de allí y hacer como si nada hubiera ocurrido, apareció. ÉL con sus amigos. Después de saludarnos todos, nos dejaron un poco apartados y allí volvíamos a estar otra vez...

Otra vez su olor, su altura, sus ojos azules, sus labios gorditos... Otra vez no podía decir nada, solo lo veía, sólo sonreía como una idiota :) me daba igual todo, yo sólo quería seguir viendo esos ojos el resto de mi vida. Él intentaba mantener una conversación coherente, pero yo no ponía mucho de mi parte. Me había preguntado por el cumple, por las Navidades... y yo sólo lo veía y sonreía. Lo que os digo, una gili... 

#maridito llevaba puesto un gorrito de Nike en color azul, a juego con sus ojos y la primera frase de más de dos palabras que le dije fue: 
- me gusta tu gorro, te queda muy bien.
Y él se lo sacó, me lo puso y me dijo: 
- a ti te queda mejor

AHHHHHHHHHHHHHHHH ME MUEROOO 

En un rato que debió ser media hora pero a mi me parecieron 3 segundos, llegaron el resto diciendo que se tenían que ir, que tenían una cena, y mi amiga diciéndome que ya llegábamos tarde nosotras también.. Nooo yo me quedo aquí con él porfavoooooooor :(

Todos nos empezamos a despedir de todos, y cuando #maridito se acercó a mi para despedirse me dijo:
- te gustaría aprender a jugar al futbolín? Si tú quieres, yo te enseño

Creo que dije que sí sólo con la cabeza, porque me volví a quedar muda y tenía miedo de ponerme a llorar de felicidad si abría la boca, ¿eso qué significaba? ¿era una cita? ¿cómo la de Raúl y África? :D 

Entonces me acercó a él, me quitó su gorro, me dio un beso en la mejilla, me guiñó un ojo y me dijo:
- nos vemos pronto, buenas noches

Y yo, claro, no contesté. Bastante trabajo tenía con seguir respirando y no caerme al suelo...

Aquella noche en casa de mi amiga no pegué ojo, tenía una familia entera de mariposas en la barriga y no podía comer ni dormir ni pensar en nada que no fuera ÉL

Continuará...

viernes, 24 de abril de 2015

Oh La La: IV

El domingo fue nuestro último día completo en París, qué rápido se estaban pasando los días!! Nos tocó madrugar bastante porque queríamos llegar prontito a Versalles y aprovechar muy bien nuestro tiempo allí, y lo conseguimos :) 

Además lucía el sol, y aunque seguía haciendo frío ¡no podíamos estar más contentos! ¿Cómo podía ser todo aquello TAN bonito?




Empezamos recorriendo el interior del Castillo, y a pesar de ser muy pronto estaba ya a abarrotar! :( Tuvimos que luchar mucho para recorrer todas las salas sin que nos aplastasen y poder hacer todo el recorrido sanos y salvos, ¡qué agobio! Pero claro, era domingo y Semana Santa... qué pardillos fuimos al meternos allí ese día.. 

Nota mental: ¡no volver a Versalles un domingo de Pascua!

Aún así, conseguimos hacer alguna foto de las obligadas ;)



De ahí nos fuimos directitos a los dominios de María Antonieta, su granjita y el Trianón, ¡qué bonitooo! Anda que se lo montaban mal hace unos años, eh! Yo tendría que haber nacido en esa época y asistir vestida de princesa a los bailes en el salón de los espejos ;)




Nos llamó la atención que una vez que te desvías un poco de la parte central de los inmensos jardines, dejas de ver gente. Y, ¡qué paz! ¡qué gusto! Nos sentamos en el césped a descansar, a escuchar a los pajaritos cantar, y el ruido que hacía el riachuelo pasando por nuestro lado... ¡era una estampa tan bucólica! Me hubiera quedado ahí todo el día :)


Pero las distancias en Versalles son muy muy muy largas, y entre ir de un lado para otra y habernos tomado nuestro merecido descanso ya se nos había hecho muy tarde... Así que volvimos al hotel, duchita, nos pusimos guapos y último paseo por la noche Parisina, que nos quedaba algo por hacer...


¡Dejar nuestro #candadodelamor en el puente de las Artes! :D

¡Y listo! Habíamos recorrido todos los sitios que nos habíamos marcado como "obligatorios", nos habíamos hinchado a crepes de Nutella (¡por dios! ¡quiero uno!), nos habíamos pateado toda la ciudad, habíamos subido tropecientas mil escaleras, habíamos pedido nuestro deseo amoroso en el puente, habíamos comprado los souvenirs para todos, y sobre todo, nos habíamos vuelto a enamorar. El uno del otro, y los dos de París... 

Con mucha pena, el día siguiente tocó hacer maletas, dar la última vuelta bajo nuestra siempre querida Torre Eiffel, y camino al aeropuerto...

 ¡qué viaje tan bonito! ¡nos encantó y nos sorprendió mucho más de lo esperado! 




Estaríamos tristes de volver a casa y poner fin a este viaje... 
Sin embargo... ya estamos tachando días en el calendario para las vacaciones de verano!!
Y esta vez nos va a tocar sol, playa y un poco de paraíso! 
Qué tampoco está nada mal :D:D:D:D:D:D

miércoles, 22 de abril de 2015

Mi historia con #maridito

Creo que nunca os he contado cómo nos conocimos #maridito y yo, así que hoy os voy a contar cómo empezó todo...

Yo tenía 15 años, iba al cole con mis amigas, y llevábamos una vida de los más corriente. Hablábamos de chicos, que si me gusta este, me gusta el otro... Y una de mis amigas se echó un novio súper mayor ¡de 20 años! 

Ellos empezaron a salir en febrero, y en las vacaciones de Semana Santa el novio de mi amiga alquiló con su grupito de amigos una casa en la playa para pasarse 7 días de fiesta no-stop. Y por supuesto, ni mi amiga ni ninguna de nosotras estábamos invitadas porque éramos muy pequeñas... (aunque nos hubieran invitado, ya os digo yo que mis padres ni de coña me hubieran dejado irme una semana con un grupo de chicos de 20 años)

Pero a cambio, el novio de mi amiga le prometió que durante la semana le iría pasando fotos por Messenger (os acordáis de él?? :D) para ponerle los dientes largos que fuese viendo los planes que iban haciendo... Y un día que habíamos quedamos nosotras, nos enseñó una foto que su novio le había enviado. Era un grupo de unos chicos tirados en la arena de la playa por la noche, y la foto fue pasando de unas a otras, hasta que llegó a mi. 

Había chicos en primer plano, alguno que otro recostado a lo modelo de Calvin Klein, otros haciendo el payaso... y al fondo de todo se veía sólo la cara de un chico moreno, con los ojos azules y los labios gorditos. Me giré a mi amiga y le dije: ¿quién es este? Ella no tenía ni idea, y sin pensarlo mucho le respondí: pídele a tu novio el Messenger de este chico, ¡¡¡por favor!!! ¡¡Es monísimo!!

Claro, imaginaros, mis amigas riéndose de mi un montón, diciéndome que a dónde iba yo con ese chico que claramente era mayor que yo, que seguro que tiene novia, que tú no sirves para estas cosas que eres muy vergonzosa... Y sí, tenían razón en todo, pero yo necesitaba su Messenger costase lo que costase.

Así que mi amiga se portó muy bien, le contó a su novio mi encaprichamiento con ese amigo suyo y me dijo: se llama #maridito y ésta es su dirección de Messenger. Y yo ya feliz como una perdiz...

Lo agregué sin ningún tipo de miramientos ni vergüenza. No me preguntéis qué es lo que le dije exactamente porque ninguno de los dos nos acordamos, pero lo que sí recuerdo es llegar de clase por la tarde y encender el ordenador como alma que lleva el diablo, comprobar que estaba en línea, y escribirle:

- Hola!!
- Hola
- Qué tal?
- Bien, y tu?
- Bien también, acabo de llegar de clase!!
- Ah, muy bien
- Cómo te va todo?
- Bien

Jajajaja vamos, que el tío un borde conmigo ¡¡¡que ni os imagináis!!! Súper cortante con todas sus respuestas y pensando de dónde saldría esta loca... :D

Como os decía esto fue por Semana Santa del 2005, y desde entonces, todos los días que entraba al Messenger y comprobaba que él esta conectado, yo le hablaba. Y él me respondía así de seco. Y yo le volvía a hablar, y él volvía a contestarme así. 

Hasta que un día de repente (por puro aburrimiento, me lo confesó después) me dio un poco más de cancha, me empezó a contar lo que había hecho ese día, sus planes para el fin de semana, y yo levitaba de felicidad al otro lado del ordenador, al tiempo que abría ventanas con mis amigas para decirles que: ¡¡¡¡#maridito me está hablando!!!!

Ellas se morían de la risa, obviamente, veían con perspectiva el gran ridículo que estaba haciendo malgastando mi tiempo intentando hablar con una persona que pasaba de mí muy mucho, pero se fueron alegrando/sorprendiendo cuando vieron que cada vez hablábamos más y el "me seguía el juego". 

Pero yo ya estaba tan tan inlove, que en un arrebato de pasión imprimí aquella primera foto que llegó a mis manos, de todo el grupo en la playa y me la pegué por la parte de dentro de mi carpeta del cole. Como si fuera un actor o un cantante famoso, él estaba allí, y yo veía la foto en modo psicópata todos los días...

Tras el verano, y una vez empezado el nuevo curso, os puedo asegurar que nos tirábamos hablando horas y horas todos los santos días. De series, de programas de televisión, de qué tal en el cole, qué tal tú en el trabajo, qué tal tus amigas, qué tal los tuyos, qué tal tu hermano, qué tal tus partidos de fútbol... Lo sabía todo de él, sus rutinas, sus horarios, sus días buenos y sus días malos, y él también me iba conociendo poco a poco a mi. 

No había nunca ningún tipo de signo que mostrara que su interés hacia mi fuera algo más sentimental. Nada. Era tremendamente correcto, me trataba con mucha dulzura, hacía algún guiño en alguna conversación, pero nunca dejó entrever de manera clara que él quería algo conmigo..

Y a todo esto, ¡nunca nos habíamos visto en persona! Cada uno vivía en una punta de la ciudad y de casualidad era prácticamente imposible que coincidiéramos porque yo no salía a penas de casa, y él llevaba una vida de chico de 20 años... Pero un día, mi amiga y su novio habían quedado de verse porque él iba a ir a un gimnasio cercano de donde nosotras vivíamos y yo no sé muy bien por qué, la acompañé. 

Casi me muero allí mismo cuando veo que junto al novio de mi amiga sale #maridito recién duchado, con el pelo aún mojado...Recuerdo que me dio dos besos, que me hizo alguna broma de: por fin nos conocemos, y yo allí como una tonta sin poder ni siquiera hablar, sin parar de sonreír, y muriéndome de amor...

Continuará...

martes, 21 de abril de 2015

Oh La La: III

Nuestro tercer día en París comenzó en Notre-Dame. Sin duda me impresionó un montón, me la imaginaba más pequeña y cuando la tuve delante sólo podía repetir: me encanta, me encanta, me encanta!! 



Entramos dentro sin apenas sufrir cola, y tras estar allí un rato nos propusimos subir a las torres a pesar de que había bastante niebla y no íbamos a tener muy buenas vistas de la ciudad. 

No parecía que hubiera mucha gente esperando, pero casi nos quedamos petrificados por el frío cuando tardamos ¡más de hora y media en subir! De esta cola no nos libramos, ¡qué pena! Pero está totalmente justificado, porque a pesar de querer morir por tanta escalera que tienes que subir (y luego bajar) las vistas desde allí arriba son muy bonitas, y eso que como os digo, no teníamos muy buena visibilidad. 

Saludamos a las gárgolas, visitamos la campana de Quasimodo y estuvimos haciendo el payaso allí en las alturas, que a nosotros eso se nos da muy bien ;)







Al bajar, visitamos el mercado de las flores...


...y nos fuimos directos a los Jardines de Luxemburgo ¡qué bonitos son! Nos llamó la atención que para acceder al parque infantil que hay dentro, ¡los niños tuvieran que pagar! Menudo negocio tienen ahí...



Ya por la tarde nos cogimos el barquito que recorre el Sena, al tiempo que te va contando alguna historia sobre la ciudad y sus lugares más emblemáticos. Nos morimos de frío allí también, pero ¡vale mucho la pena! Además de los altavoces del barco salía música francesa que le daban a todo un aire taaaaan romántico que yo moría de amor al verme allí, qué bonito estaba siendo todo...

Y por la noche, como broche de oro a ese precioso sábado, subimos a la siempre preciosa Torre Eiffel. Me enamoró. Tenía la esperanza de que me gustara, pero me emocionó estar allí mucho más de lo que había imaginado. De noche, iluminada, brillando a cada hora en punto, los ohhhhh de los turistas... ¡me la quería traer para casa, así en tamaño natural! ;)





 


Había sido un día muy muy largo, en el que casi no habíamos parado, pero estábamos tan felices de estar allí que nos decíamos "ya descansaremos cuando estemos en casa". El día siguiente, domingo, sería el último día completo en la ciudad del amor, y nos lo íbamos a pasar a un Castillo...


Continuará...

miércoles, 15 de abril de 2015

másqueunabúsqueda: en abril quiquis mil

Hoy os vengo hablando de cochinadas gustosas, ¡con lo fina que yo soy! :D

El otro día estaba yo en el descanso entre clase y clase, cuando veo un whatsapp de #maridito en el que me envía una foto, y ¡no me pude reír más al verla!


La verdad, como él dice, ¡¡nos viene al pelo!! Vaya, que nos queda una semana para saber si tanto movimiento ha dado sus frutos, pero sinceramente os digo que hemos disfrutado tanto tantísimo que no me importaría tener unos meses más de búsqueda ¡¡así de divertidos!! :D :D :D

Ha habido un momento del mes, después de la ovulación, que nos hemos dicho que ya podíamos bajar el ritmo, que total si la cosa había cuajado ya estaría todo hecho, pero ya sabéis cómo es esto... y ¡¡¡el vicio nos puede mucho!!!

No podemos estar más felices y contentos (y llenitos de agujetas, para qué negarlo)
:D :D :D :D :D

martes, 14 de abril de 2015

Oh La La! II

Como os empecé contando aquí el primer día en París ¡no pudo ser mejor! Y que a pesar de la lluvia nos enamoramos perdidamente de la ciudad :)

El segundo día, viernes, empezamos nuestro recorrido en el Sagrado Corazón. Se supone que desde allí tienes unas vistas preciosas de toda la ciudad, y digo que se supone porque a nosotros nos tocó una mañana con bastante niebla y casi no se veía nada... Sin embargo, toda esa zona de Montmartre nos gustó un montón: sus calles, sus plazas, las cuestas,... nos recordó un poco a la zona vieja de nuestra ciudad, ¡tiene un encanto especial!





Le mur des Je t'aime, donde estuvimos un rato tratando de encontrar todas las formas que conocíamos de decir Te Quiero y  fotografiándolas todas...


El Moulin Rouge que personalmente me lo esperaba muuucho más grande y me llevé un poco de chasco :( Todo el mundo dice que la percepción cambia cuando entras a un espectáculo, pero eso tendrá que esperar para la próxima porque esta vez íbamos muy justos de tiempo...

Continuamos nuestro recorrido bajando hasta la Ópera y ¡nos quedamos sorprendidos de lo maravillosa que es! Por el camino pasamos por las prohibitivas Galerías Lafayette y nos hizo mucha gracia que los cochazos pararan justo en frente, el chofér abriera la puerta y de dentro salieran señoras con abrigos de pieles y joyas enormes. ¡Qué pobres nos sentimos nosotros al lado de tanto alarde de grandeza!




Y así estuvimos callejeando toda la mañana hasta llegar al Louvre. Y esta vez... ¡¡estaba a reventar!! Las colas de gente eran kilométricas y amenazaban lluvias para ya, así que nos dispusimos a hacer una cola muy larga a la lluvia... qué bien... Pero fuimos buscando el final de la cola, para unirnos a los cientos que estaban allí esperando, y no sabemos muy bien cómo pero un guardia nos hacía señales con la mano, fuimos hasta allí, y pasamos por la puerta delante de una señora que llevaba un carrito de bebé. Y sin darnos cuenta... ¡estábamos dentro! 



¿¿Qué ha pasado?? Jajaja #maridito y yo estábamos flipando, ¿¿por qué habíamos pasado en 2 minutos y había tantísima gente esperando fuera?? No teníamos ni idea de nada, pero ya que estábamos dentro empezamos a recorrer todo lo que nos interesaba más felices de lo esperado :D

La cantidad de gente que había dentro era agobiante. No sé cómo estará normalmente, o si es que me tocó mogollón por ser Semana Santa, pero había momentos en los que apenas nos podíamos mover. Fuimos a ver las piezas y pinturas que más nos interesaban (y las más míticas) y tras hacernos un selfie con la MonaLisa :) decidimos que ya estaba bien. A lo tonto estuvimos dentro 3 horas, y ya os digo que se nos hizo un poco agobiante por toda la gente que había..


Al salir nos fijamos muy bien en la puerta por la que habíamos entrado, y nos dimos cuenta que era entrada preferente para gente en silla de ruedas o para familias que entraban con carrito. Entonces supusimos que el guardia de la puerta pensaría que la mujer y el bebé que entraron delante nuestra venían con nosotros... y gracias a esto nos ahorramos la cola :D

A la salida ya llovía bastante, nos tocó abrir los paraguas y pasearnos por París cargando con él. Continuamos el recorrido por las orillas del Sena, intentando hacer fotos sin que la cámara se mojara, sin mojarnos nosotros, que salieran bonitas, sin dejar el paraguas... misión casi imposible! La verdad es que a pesar del caos de la situación (la lluvia hace que turistear sea un poco más complicado...) nos reímos mucho y nos lo pasamos genial. 

Llegamos a Los Inválidos y no pudimos alegrarnos más de cerrar por fin los paraguas, y de hecho no volvimos a abrirlos en todo el viaje porque a partir de entonces el tiempo mejoró un montón. Nos quedamos sorprendidísimos con las dimensiones de la tumba de Napoleón, ¡madre mía! 



Y tras la visita reglamentaria y las fotos necesarias decidimos irnos al hotel a darnos una ducha y descansar. Se nos había pasado el día sin habernos casi ni sentado, y una vez que repusimos fuerzas salimos a cenar por los alrededores del hotel. 

Al día siguiente nos esperaba de nuevo un día intenso, con muchas escaleras por subir, y esta vez sí, alguna que otra cola que hacer... ;)

Continuará...

sábado, 11 de abril de 2015

másqueunabúsqueda: antecedentes II

Como os empecé contando aquí decidí cambiarme de gine en busca de una segunda opinión sobre mis dolores horribles de regla. Cuando llegué a mi nueva gine, después de darle toda la información para la nueva ficha y explicarle un poco el motivo de la visita me pasó a hacer una eco.

Tengo que decir que todas las ecos que me habían hecho hasta entonces eran vaginales, y esta última en la nueva consulta también lo fue. Sin embargo, en esta ocasión así como la gine metió el aparatito dijo: anda, mira eso! Tienes el útero en forma de corazón!



¿Qué? ¿Qué es eso? ¿Por qué? ¿Qué significa?

Ella lo dijo sin darle mayor importancia, como si fuera lo más normal del mundo. Dijo que no era un corazón perfecto, pero si que tenía una ligera forma "acorazonada" y que no pasaba nada por tenerlo así. Sin embargo, a ella le pareció que esa forma de mi útero podía ser la causante de mis reglas dolorosas, y me recetó unas nuevas pastis con las que los dolores por arte de magia desaparecieron...

Todo esto ocurrió en diciembre del 2013, y tenía que volver de cara al verano para volver a comprobar si mis reglas habían vuelto a su ser o no. Y así pasaron los meses, de manera gloriosa, con reglas mínimamente molestas (vamos, lo normal, pero nada que me hiciera sentirme incapaz de moverme como hasta entonces) y yo feliz.

Sin embargo, al tiempo que pasaron los meses y #maridito y yo decidimos empezar a buscar bebé en abril del 2015, pensé que ya que tenía que ir al gine de nuevo le comentaríamos que nos pondríamos a buscar en unos meses. Fue entonces, en julio del año pasado, cuando la gine volvió a hacerme una eco y me dijo que antes de empezar a buscar quería saber exactamente qué forma tenía mi útero para evitar problemas posteriores y me mandó hacer una resonancia magnética. 

En ese momento, yo que no soy especialmente hipocondríaca, me asusté bastante. ¿Una resonancia? ¿Pero qué pasaba? ¿No se suponía que mi útero a pesar de su forma de corazón estaba "dentro de la más absoluta normalidad"? ¿Podría causar problemas? 

Por aquel entonces a mi querida Meri de El peso de la infertilidad le habían diagnosticado el útero en forma de T, causante de todos sus problemas con su búsqueda, y entonces me "alegré" de que si algo había me lo vieran antes de ponernos al tema para evitar disgustos posteriores, pero vamos, yo iba acojonada... Y una semana después, me metía en la urna de las resonancias, cruzando los dedos para que fuera lo que fuera tuviera solución. 

Me dieron los resultados súper rápido y recuerdo abrir el informe como quien recoge las notas del cole. Me temblaban las manos, no tenía claro si quería leer o no, o sí iba a entender algo, o si debería esperar a llevárselo a la gine... 

Pero abrí el sobre y empecé a leer. Útero normal, morfología normal, simetría, homogeneidad... no entendía muchas cosas, pero lo que iba entendiendo ¡me iba pareciendo todo bueno! Y efectivamente, me fui corriendo a la consulta de la gine, leyó el informe, se puso el CD con las fotos de mi útero y mis ovarios y sentenció: ¡pues está todo perfecto! 

Yo me alegré un montón, ¡claro! Pero al mismo tiempo me quedé en plan... ¿¿y la forma de corazón que veía esta mujer en el ecógrafo?? Pues me volvió a hacer otra eco, porque ella se estaba haciendo la misma pregunta y ¡oh, casualidad! ya no vio nada raro...

Me fío mucho de los resultados de la resonancia. Vamos, digo yo que ahí es donde se ve cualquier problema de ese tipo, ¡y está todo perfectísimo! Pero desde entonces no puedo evitar sentirme un poco preocupada preguntándome qué cojones sería lo que vio mi gine en la eco en aquella ocasión... Ella me pidió perdón por hacerme pasar por una resonancia "para nada" (palabras textuales) pero dijo que así ya nos quedábamos todos tranquilos sabiendo que todo está ok para buscar un bebé. Como os digo, yo muy tranquila no me quedé, pero como no me queda otra que ponerme a buscar y a ver qué pasa ¡pues lo voy llevando!

Al menos mis reglas desde entonces fueron normales como os digo, e incluso ahora que llevo desde diciembre sin tomar anticonceptivos, son más llevaderas que nunca y en ese aspecto no puedo estar más contenta!

Por lo demás, el tiempo dirá... 

martes, 7 de abril de 2015

Oh La La!

Ya estoy de vuelta!! Mira que llevaba las expectativas muy altas puestas en este viaje (y eso que sé que mucha gente se lleva un chasco cuando llega...) pues París no me ha defraudado nada, al contrario!

Me lo imaginaba bonito, pero me ha enamorado perdidamente... No sé si influye el haber ido con #maridito, que con él todo destino es especial (ohhhh momento pastel! Me vais a tener que aguantar un poco más empalagosa que normalmente porque vengo con corazones en los ojos para una temporada jejeje) pero en serio, me ha gustado TODO!

Paseamos por toda la ciudad bajo la lluvia los primeros días, y bajo el sol los últimos días. Vengo con un nivel de crepes de Nutella en sangre mucho mayor del permitido seguro ;) pero es que estaban tan ricos que creo que generé adicción total por ellos...

Recorrimos el Sena, subimos todas las escaleras que había en París, visitamos Versalles... De verdad, que si queda alguien por la sala que no haya ido que se ponga a buscar vuelos y que vaya!! Porque yo lo recomiendo al 200%, es todo taaaaaaaaan bonito!!!! Ayyyyy :) 

Os empiezo a contar nuestro planning por si os sirve para organizar alguna escapadita!

.................................................................................................................................................................

Llegamos el jueves al mediodía, dejamos Galicia con un tiempo más propio de Agosto que de principios de Abril y con la maleta llena de ropa de abrigo y paraguas aterrizamos en un París gris y con llovizna muy suave, intermitente, pero muy tocapelotas molesta. Y tras instalarnos en nuestro hotel en la zona de Trocadero (ni bien ni mal, muy caro para lo que era, la verdad, pero al parecer los hoteles parisinos son todos bastante regulares...) nos lanzamos a la calle porque nuestra primera parada estaba clara: la Torre Eiffel




Tantas veces la habíamos visto que me sorprendió un montón el verme en frente de ella y comprobar que en directo es muuuucho más bonita, más ancha, más elegante! Y aún con el día gris me pareció increíble! 

Por supuesto allí nos pasamos un buen rato, haciéndole fotos como si el día siguiente no fuera a estar allí ;) menos mal que ahora las cámaras son digitales, porque #maridito y yo gastaríamos más dinero en carretes de fotos que en aviones!!


Paseamos por los Campos de Marte, nos tomamos nuestro primer crepe (ya os dije lo buenos que están, verdad? me comería uno ahora mismo!!) y nos dirigimos hasta el Arco del Triunfo. Nos dejó de llover y se quedó una tarde bastante buena, sin lluvia y sin niebla, aunque seguía estando todo gris. 


Y subimos las que serían nuestras primeras escaleras del viaje. Qué dolor de piernas!! 


Llegas arriba con ganas de tirarte al suelo a estirar jaja pero no! porque te das cuenta de las vistas que tienes desde ahí arriba, con los Campos Elíseos bajo tus pies, la Torre Eiffel a la derecha, Montmartre y el Sacre Coeur a la izquierda... Precioso! 



Y el caótico tráfico...

Bajamos otras vez las diabólicas escaleras :D y paseamos por los Campos Elíseos, la Quinta Avenida parisina! Aceras súper anchas, terracitas y tiendas muy caras!!


Y llegamos hasta la plaza de la Concordia desde donde se tienen unas preciosas vistas de los Campos y del Arco del Triunfo, y que cruzamos para meternos en el Jardín de las Tullerías que nos enamoró!! Esas sillas verdes alrededor de los lagos, esos rincones tan especiales, esas flores tan cuidadas, todo...!

 



Y terminamos el tour del primer día en el Louvre!! Ya estaba cerrado, casi no quedaba gente por allí y nosotros aprovechamos para hacer más fotos haciendo el tonto que son las que más nos gustan!! 


Nos fuimos a cenar a un restaurante bastante mono cerca del hotel donde nos clavaron 10,80€ por dos botellitas de agua de 33cl!!!! Y así, con las piernas cargadas de la primera pateada y en shock por el precio de las bebidas terminamos el primer día, y aún quedaba mucho mucho más :D

Continuará...