miércoles, 30 de abril de 2014

Distancia

Desde que era pequeña, realmente desde que nací, la distancia estuvo presente en mi casa. Por cuestiones profesionales la parte masculina de mi familia ha trabajado siempre lejos del calor del hogar. Mi padre se pasaba antes más meses al año fuera que aquí, y ahora aunque lo hace en menor medida, son bastantes los meses que lo tenemos lejos. Todos dan por hecho que al ser algo con lo que has convivido desde siempre tienes que estar acostumbrada. Nada más lejos de la realidad. Personalmente, cada vez, cada año, en cada despedida, yo lo paso peor. Y no sólo eso, los meses sin él se me hacen en cada ocasión más y más duros.
 
Además, una de mis personitas especiales en la vida y de la que aún no os había hablado (no sé cómo pudo pasar esto!) decidió hace año y medio hacer su carrera universitaria al otro lado del charco: mi bro. Así que se unía a esa parte masculina de la familia que tenemos lejos muy lejos de casa.
 
Ya os había comentado que desde hace algunos años, creo que coincidiendo con el momento en el que me fui a vivir con mi ahora #maridito, me he vuelto muy morriñosa y cualquier momento me es bueno para volver a casa y estar en familia. Esto tiene solución fácil cogiendo el coche y yendo a sus casas y compartir comidas y meriendas. Pero con los que tengo lejos muy lejos, esto no se soluciona tan fácil. De hecho no se soluciona. Sólo se puede esperar y esperar.

Si alguien está en mi situación o en otra parecida, si sois vosotras las que estáis lejos, o si sois de la parte sufridora de las que esperan siempre a que alguien llegue, sabréis de lo que hablo y me entenderéis. Soy muy consciente que en este caso mi padre y mi bro están lejos por unas buenas razones, que hacen lo que quieren y lo que les gusta y son los más felices haciéndolo, a pesar de que les supone un esfuerzo muy grande estar también lejos de nosotros. Bueno, seamos sinceros, a mi bro no le supone tanto esfuerzo, está viviendo el sueño que todo chico de 20 años querría vivir, pero sé que muy esporádicamente, aunque sea sólo cuando se pone enfermo, nos echa algo de menos y le gustaría estar aquí para que mamá le diera mimos, que nunca se es lo suficientemente mayor para ello, verdad? ;)

Pues a lo que iba, a pesar de saber que ellos hacen cosas que les gusta, yo no puedo evitar sentirme regular cuando están lejos. Obviamente aprendes a vivir con ello, pero eso no significa que sea más fácil, ni mucho menos. Las nuevas tecnologías te permiten acortar distancias, pero hay cosas que todavía no nos las permiten hacer. Y hay días que mataría por un abrazo de mi padre con sus gigantes manos, de esos que me hacen sentirme niña otra vez y donde sé que nada malo puede pasar. Y hay otros que pagaría porque mi bro me coja en brazos y bromee diciendo que no se explica cómo puedo ser tan bajita (no soy tan bajita, pero él mide más de 1,90 y claro, hay diferencia!)
 

Ayyyyy la distancia, la jodida puñetera distancia...

Mañana uno de mis dos chicos que tan lejos están pone fin, por ahora, a nuestra agonía y llega a casa para pasar aquí un tiempito. Y en 10 días tenemos también al otro aquí. Así que como os imagináis este es motivo más que suficiente para que en mi casa se esté preparando casi una fiesta! Quedan por delante dos visitas al aeropuerto, comprobar que los vuelos están en hora, rebuscar con la mirada a los nuestros entre los otros pasajeros, ese primer momento en el que te cruzas las miradas, sonríes, piensas en si está o no cambiado desde que se fue, y por fin el abrazo, el olor, la voz....

Estoy hasta nerviosa!

lunes, 28 de abril de 2014

#FotoFinde: en busca de la primavera perdida

Pues después de ver en muchos blogs esta iniciativa, me han entrado ganas de unirme!
Este será mi primer #FotoFinde en el que recojo el mejor momento de este fin de semana. Por si no conocéis de qué trata y os gustaría saber más, podéis pinchas aquí y Futura Mamá os explicará el paso a paso a seguir para uniros a este Carnaval!



En mi caso, mi primer #FotoFinde parece tétrico y sacado de una peli de miedo, no lo voy a negar! Pero es que por aquí el mal tiempo nos acompaña a pesar de estar casi en mayo, con la primavera más que asentada en el calendario...
 
Y como dicen eso de que "si no puedes con el enemigo, únete a él", he tomado nota y me he dicho que si el finde está malo nos tendremos que adaptar a las circunstancias para disfrutarlo como se pueda. Hemos cogido el coche y nos hemos ido de ruta por los alrededores, y el día a pesar de estar muy feo nos ha regalado fotones como este! :)

domingo, 27 de abril de 2014

Recordando el 191013, parte 3

No os he contado uno de los aspectos sobre el cual ha girado nuestro día B, junto con el másqueelprimerdía: la fecha.
El 191013 guarda un bonito secreto en su elección. Cuando #maridito sucumbió a mis deseos de casarnos, lo primero que tuvimos que fijar fue una fecha, que se convertiría a partir de entonces en un día muy especial. Antes de la boda fue el día esperado durante meses, el que imaginas y sueñas; y después pasó a ser el día de los recuerdos, el de los sentimientos, el del amor...
Eran finales del 2011 cuando con un calendario en la mano empezamos a pensar en fechas. El 2012 descartado porque era demasiado precipitado, y yo quería preparar a mano muchas cosas, algo muy difícil a pocos meses y con una jornada laboral maratoniana...  Por tanto lo primero en tener claro fue el año, 2013. A pesar de que el 13 no era uno de mis números favoritos, no creíamos para nada que un simple número nos fuera a traer mala suerte. Pensar en el 2014 nos parecía demasiado, así que nos centramos en el 2013.
El primer mes que consultamos fue marzo, el 10 de marzo era nuestro aniversario de novios, y si cayese en sábado nos hubiéramos quedado con esa fecha sin dudarlo! Pero caía en domingo y no nos convencía demasiado celebrar la boda un domingo.. Seguimos buscando, y #maridito dijo que si no era el 10 de marzo entonces preferiría que fuera en el segundo semestre del año, por eso de ganar algo de tiempo al calendario y poder hacer las cosas con tranquilidad.
Sin saber bien por qué, los dos habíamos rechazado los meses de verano como posibles fechas y a mi septiembre me parecía una época preciosa. Ya estábamos metidos de lleno a ver qué sábado del septiembre 2013 nos parecía más apetecible, cuando mi vista bajó a octubre. Y comprobé que el 19 caía en sábado. Tardé dos segundos en llamar a mi madre y confirmar una cosa: el 19 era el aniversario de mis abuelos. Se lo comenté a #maridito y pusimos fin a la búsqueda, ya teníamos fecha!
 
Como ya os he comentado, yo adoro a mis abuelos, pero #maridito también! Además da la casualidad que tanto mi abuelo como él nacieron el mismo día (con varios años de diferencia, claro) y a #maridito le encantaba la idea de también compartir con mi abuelo fecha de boda.
 
Estábamos encantados con la elección de la fecha, y yo sólo podía pensar en la cara que pondrían cuando le dijésemos que nos casábamos el mismo día que ellos!!! #maridito me preguntó entonces sacándome de mis ensoñaciones cuántos años harían ellos y me puse a contar... No me lo podía creer... El 191013, el día de nuestra boda, mis abuelos cumplirían 50 años casados. Me iba a casar el día de la boda de oro de mis abuelos, y ni os imagináis la emoción que me recorrió todo el cuerpo! Por supuesto no podría haber una fecha mejor para nuestra boda, que ya empezaba desde el inicio de los preparativos con una carga emocional muy grande que se mantendría hasta el mismo día B.
 
                                                        Foto de nuestra postboda en la playa
Como supondréis, cuando fuimos a comunicarles a mis abuelos la noticia no cabían en sí de alegría. Primero les confirmamos que nos casábamos (no fue una gran sorpresa, siempre hablamos del tema de casarnos pronto, y sólo estaban esperando a que nos decidiéramos -a que #maridito se decidiera... jeje-), y cuando nos preguntaron la fecha y se dieron cuenta de la gran coincidencia se quedaron helados. Les dijimos que son un ejemplo de amor incondicional y que ojalá eligiendo su mismo día nos fuera tan bien como a ellos. Al escucharnos  no podían casi ni hablar, sólo se veían entre ellos y lloraban de alegría y se decían: Vamos a celebrar nuestros 50 años casados en la boda de nuestra nieta, hay mejor regalo? Les hizo muchísima ilusión, y se pasaron los meses siguientes informando a todos que la niña (soy la única chica, el resto de nietos son chicos) había elegido para su boda el día de sus bodas de oro!
 
Normal que le tenga tanto cariño a nuestro 191013, verdad? :)

 

viernes, 25 de abril de 2014

Del infierno al cielo

En mi primer post del blog, cuando os explicaba qué es lo que buscaba con él y para qué lo quería utilizar, os decía que me gustaría que se convirtiera en un lugar donde poder recoger buenos momentos y recuerdos, un lugar donde ponernos cómodos, y sobre todo un lugar muy tranquilo donde desconectar y relajarnos.
 
Pues ésta ha sido una semana caótica, en la que estuve desde el primer momento en el que empezó deseando que fuera viernes por la tarde para llegar a casa, relajarme y escribir este post. Llevo acarreando sueño extremo yo creo que desde el lunes, y sólo he podido escaparme un día al gym a mis adorables clases de Zumba que tanto me ayudan a desconectar, por lo que la sensación de agobio incrementaban a medida que pasaban los días.
 
Es curioso como entre tanto trajín estaba siendo consciente de mi falta de tiempo hacia el blog, y también hacia los vuestros, y os aseguro que echaba mucho de menos tener un ratito para entrar, leeros y contaros cosas. Quién me diría que os echaría de menos tan rápido! ;)
 
Además la lluvia incesante volvió a nuestras vidas y sólo ha servido para empeorar mi estado de ánimo, rescatar las botas del fondo del armario (sí, enseguida me emocioné al ver unos días seguidos de sol y las bailarinas ocupaban la línea de salida) y estar cabreada con el mundo de manera casi constante.
 
Como veis no ha sido mi mejor semana pero, por fin, ha llegado a su fin. Cuando hoy me desperté tuve muy claro cuál sería el plan de esta tarde, llevaba pensando en él en cada uno de los malos momentos de esta semana y el saber que faltaban horas escasas para conseguirlo me hizo llevar el día de manera más animada.



Así que mientras salía por la puerta de la ofi, llamé a #maridito para que me fuera llenando la bañera de agua caliente y burbujas. Me encendió unas velitas y me puso música. Cuando llegué a casa casi me tiro de cabeza! No sabéis las ganas extremas que tenía y cuánto lo necesitaba!!
 
Y así estuve mucho tiempo. No sabría deciros cuánto, tengo dudas de que haya pasado por una mini siesta acuática... #maridito venía de vez en cuando a comprobar que no me había mareado por el agua caliente, y me ofreció unas onzas de chocolate con las que llevaba soñando estos días. No solemos tener chocolate en casa, pero en esos momentos de estrés los necesitaba, y entre todo el jaleo nunca me acordaba de comprarlo.
 
Agua caliente, espuma, velas, música y chocolate. Estuve en el cielo...
 
 
 

domingo, 20 de abril de 2014

Pequeños placeres, grandes sensaciones

Muy feliz tarde!

No sé si los que habéis aprovechado para salir estas vacaciones ya habréis vuelto o aún volveréis mañana. Sea como sea, espero que fueran unos días muy buenos y que volváis con las pilas cargadas a tope!

Por mi parte no he podido irme muy lejos. #maridito sólo tuvo libre el viernes así que los desplazamientos más largos fueron a casa de los abuelos. De todas formas como el tiempo nos ha acompañado (hasta hoy, que ha empezado a llover) he podido rebuscar el bikini en el armario, ponerme vestidos sin medias y crema solar, y mojarme los pies en la piscina. Un lujazo, vamos! A veces queremos irnos muy lejos (yo la primera...) y la verdad es que quedarse en casa, tranquilitos, rodeados de la familia, es de lo más relajante y reconfortante, verdad?

Aprovechamos que alguna de la familia que tenemos fuera volvió a casa para compartir con ellos los álbumes de la boda: el original, el de postboda, el de luna de miel... Vamos, aburriditos se fueron todos de vernos la cara! :D ;)

Pero el mejor de los días de estas vacaciones fue, sin duda, ayer. Hicimos nuestros seis primeros meses de casados, y como nos gusta más una celebración que a un tonto un lápiz, nada más salir #maridito del trabajo nos fuimos a comer fuera, y de postre me tomé uno de estos que ya no recordaba el tiempo que hacía que no comía uno!
 
 
 
Qué poco me cuesta ser feliz :)

Mientras compartíamos el postre, recordamos lo que estábamos haciendo cada una a cada hora seis meses antes y los dos estamos de acuerdo en lo rápido que se nos está pasando el tiempo. Yo diría que demasiado.

Hace nada estábamos dando la noticia de la boda, para la que faltaba más de un año de preparativos. Y pasó ese año, y pasó ese gran día, y pasó medio año más! En qué momento el tiempo ha empezado a correr tanto? Hace nada era Navidad, y ahora ya estamos pensando en el verano! OMG! A vosotros también os pasa, o somos los únicos que vemos que el tiempo vuela?

Estamos felices de ver que al menos, a pesar de esta velocidad que está cogiendo nuestra vida, la estamos aprovechando, nos está gustando mucho el camino que vamos creando y estamos muy orgullosos de lo que tenemos. Así que supongo que nos podemos dar por satisfechos :)

sábado, 19 de abril de 2014

Premio al mejor blog amigo

Uooo si es que no me puedo dejar de sorprender de recibir premios! La ilusión que me hacen es enorme!! Eso significa que hay personitas que me leen y eso me hace muy feliz y me da impulso para continuar! Además, otra cosa que me encanta de los premios es que te dan la oportunidad de conocer nuevos amigos 2.0, personas con afinidades con las que aún no te habías cruzado. Si es que los premios son todo cosas buenas :)
 
En este caso, mi super premio llega de mano de Una sonrisa para mamá a la que se lo agradezco mucho!!

 
Para mi la amistad es una de los sentimientos más puros y bonitos que existen. Puedo decir que en mi vida "real" no tengo millones de amigas, pero sí que tengo a las mejores. Cuando sabes que hay alguien que siempre está dispuesto a escuchar tus tonterías, que se alegra con tu felicidad, y que es el primero en tenderte su mano cuando te caes, comprendes la grandeza de la amistad verdadera. Esa que da igual los kilómetros que os separen, o los meses que pasen sin veros, en el instante en el que os reencontráis todo fluye como si os hubierais visto el día anterior. Adoro a mis amigas, porque son las hermanas que no tuve, y han pasado a formar parte de mi familia.
 
Ahora, con mis inicios en el mundo 2.0, estoy descubriendo muchísima gente increíble, luchadora, buena gente y que me transmiten tan buen rollo y energía positiva que los quiero como amigos propios!

Mis premiados son:

- El diario de Diandra
- Tus patucos y mis tacones
- Lectora, profe y mamá
- Con C de Candela
- Mi estrella tras la luna
- Sra Díaz
- Me muero de amor
- Planeando ser padres
- An Imperfect World
- Hecho a mano

Os dejo aquí los pasos:

1- Nombrar a 10 blogs que merezcan este premio.
2- Contestar a una única pregunta: ¿qué es para ti la amistad?.
3- IMPORTANTE! Cuando utilices la imagen del premio, (bien en tu post, bien como gadget de tu blog), tenéis que enlazarlo con este post:
 
 Enhorabuena a todos!!
 

domingo, 13 de abril de 2014

Recordando el 191013, parte 2

Buenos días de domingo soleado!

Hoy os traigo otra manualidad, también relacionada con la costura, pero en este caso es a punto de cruz y tiene un valor sentimental altísimo.

Recordaréis que os decía que cuando #maridito y yo empezamos a planificar e imaginar la boda, teníamos muy muy claro que queríamos un día inolvidable, con detalles originales, personal, romántico y sencillo.

Empecé a bucear por foros y blogs relacionados con bodas y madremíadelamorhermoso, existía todo un mundo paralelo de términos bodiles que hasta entonces desconocía. Encontré cosas preciosas, ideas originales, pero algo estaba claro: NO se podía hacer todo, porque entonces la boda pasaría a ser un poco tómbola, y esa era una característica que no estaba entre las que buscábamos para nuestro gran día..

#maridito delegó las manualidades en mí, al menos las que tuvieran que ver con aguja e hilo. Él no había cosido en su vida y a los dos nos pareció buena idea que su primera vez no fuese con algo tan importante ;)

Así que un año y pocos meses antes de la boda comencé con el primer DIY que me enamoró y que sabía que sí o sí tenía que hacer: un bastidor porta-alianzas. Me parecía sencillo de hacer, que rompía un poco con los típicos cojincitos creados para este menester, y que le daría el toque personal y romántico que tanto buscábamos.

Por internet circulan muchísimos modelos y diseños diferentes, y yo escogí los que más me gustaban y los adapté a mis recursos. Uno que me gustaba mucho ponía: "Sólo las princesas llevan los anillos" pero en mi caso sería un niño el que se encargase de las alianzas, así que lo vi poco apropiado :P

Después de darle una vuelta y consultarlo con mi querido, tuvimos claro el texto. Serían nuestros nombres, nuestra fecha y un Sí, Quiero bien grandote! Los colores estaban claros desde el principio, el rosa y el gris, los colores que marcarían la boda junto con el blanco. Así que con todo más o menos claro, en pocas tardes tenía lista mi pequeña creación:

 
 


Entre el Sí, Quiero y la fecha le cosí unos lacitos donde anudamos los anillos el día de la boda, y como veis bajo la fecha un corazón, en una boda no pueden faltar los corazones!!
Para decorar un poco la madera del bastidor le puse un washi tape precioso con una puntillita, que le dio un toque muy cuki!

El bastidor estuvo guardado entre papel de seda hasta que le tocó lucirse en el gran día, y yo lo visitaba cada poco para comprobar que ahí seguía en perfectas condiciones. En la boda a todos los invitados les encantó, por lo original y sobretodo por estar hecho a mano por la novia!

Ahora está colgado en nuestra habitación y cada día me saca una sonrisa :)

martes, 8 de abril de 2014

Mi bufanda


Aquí os muestro mi pequeña y primera obra de arte!!! Como os conté aquí mi abuela me metió el gusanillo en el cuerpo y el lunes pasado #maridito me compró el material necesario para mi creación. La lana no es demasiada gorda, lo ideal para esta época de entretiempo.
Me guié del trocito que había hecho con mi abuela el día que me empecé a plantear esto de hacer punto.
 
Como veis no es mucho pero sí lo suficiente para cogerle el truco a las agujas. Realmente es muuuuuuy fácil, todo igual jeje Pero os tengo que reconocer que al principio me costó horrores enterarme y enseguida me despistaba y cogía mal los puntos.. un desastre! Menos mal que estaba mi abuela supervisándome y corrigiéndome...
Pues con este trocito que me ha servido de guía, empecé mi bufanda. El primer cambio fueron las agujas, las que estaba usando mi abuela eran muy finitas y las que yo tengo son mucho más gorditas. Esto es genial para las que estamos empezando, porque los puntos quedan más grandes y es mucho más difícil perderse (quienes ya tengáis experiencia en estos menesteres os estaréis muriendo de risa con eso de que me perdía... pero sí, cogía dos puntos juntos, se me soltaban otros sin tejer.. un cuadro!)
Y así, poco a poco, punto a punto tejí la que ya es mi bufanda de entretiempo favorita. Os cuento algunos datos técnicos sobre ella: empecé haciendo 10 puntos y en la primera vuelta he metido un aumento entre cada uno de ellos. A partir de ahí fui tejiendo normal "todo para delante" como decía mi abuela, sin ningún tipo de modificación ni cambió en la técnica. El básico de los básicos, vaya!
 
La hice de unos 90cm de largo, porque esta obra es un chollo!!! Necesitas tejer la mitad del largo final que quieres que tenga, porque una vez que tenemos esos 90cm soltamos los puntos que corresponden con los aumentos del principio.... y listo!
 

 
Así queda el resultado final! Queda caladita y muy original, bueno a mi me encanta pero no soy objetiva :D :D
Mi abuela le ha dado el OK y como le he pillado el ritmo estoy haciendo otra para regalársela a ella, que en breve se va con mi abuelo de viaje y seguro que le viene bien y le hace ilusión (o eso espero!!)
Qué os ha parecido? Por mi parte puedo decir que PRUEBA SUPERADA!

lunes, 7 de abril de 2014

Sorpresas

Hoy tenía programado subir el resultado de mi primera bufanda handmade, pero os lo enseñaré mañana porque hoy tengo algo super emocionante que contaros.... Me han dado una sorpresa!!

No me suelen gustar porque una sorpresa es algo inesperado y yo soy más de tener (casi) todo bajo control. Pero en este caso me han dado una alegría que me ha servido para terminar el lunes con una sonrisota que seguro que me durará toda la semana, por lo menos :)

Me han otorgado mi primer premio 2.0 y la verdad que me cuesta hacerme a la idea. Si hace dos días que empecé con el blog y ni siquiera estaba muy segura de estar en el camino correcto o de que a alguien le pudiera parecer interesante hasta este extremo... Es increíble!

Pues Reloj de Madre me ha nombrado entre sus cinco premiados y es la responsable de esta alegría arrebatadora, yo estoy a cuadros y más feliz que si me hubiera tocado el Euromillón. Ya solo por cosas así me ha valido la pena empezar con la aventura del blog, de verdad que me siento muy agradecida.

Os cuento un poco del premio, porque tengo que reconocer que yo no lo conocía (llevo demasiado poco tiempo por estos lares.. tengo que ponerme las pilas!) La idea surgió de Una Sonrisa Para Mamá para alegrar los corazones de las personas que hay detrás de cada blog, porque recibirlo mola mucho!! Así que gracias a la creadora de esta iniciativa tan bonita, se nota que a mi me ha cautivado, verdad?

Las normas a seguir son:
  • Agradece a la persona que te premia
  • Visita a los premiados
  • Visita el origen del premio Una Sonrisa Para Mamá
  • Nomina a 5 blogs que te gusten
  • Explícales las normas (puedes hacer un copia y pega)

 Y mis premiados son.... redobles de tambores.... :D
  • matronaonline
  • La cajita de música
  • El peso de la infertilidad
  • Disfrutando la treintena
  • Organza y tul





Sé que no tiene demasiado valor, pero disfruto mucho leyéndoos a las cinco!


sábado, 5 de abril de 2014

Desde el otro lado de la alarma

Mucha gente a mi alrededor, amigos y conocidos, tanto propios como de #maridito empiezan muy poco a poco unos y con muchas ansias otros a hablar de la alarma. Podemos llamarlo reloj biológico pero creo que alarma es más apropiado porque al parecer es algo que empieza a sonar casi de repente, de un día para otro y sin saber muy bien por qué y nos avisa de que algo está pasando. Por lo que pude comprobar esto también ocurre bastante por el mundo 2.0 (en Reloj de Madre por ejemplo) y en todos los casos, virtuales o no,  hay algo en común: la alarma empieza a sonar en la parte femenina de la relación.
 
Yo he sido una niña que desde pequeña me gustaban los bebés. Mi hermano nació cuando yo tenía 4 años y yo ya llevaba un tiempo exigiéndoselo a mis padres.  Siempre quise tener otro pero mis padres cerraron el chiringuito con nosotros dos, y yo me quedé con las ganas. Después, estuve ansiosa por nacimiento de primos más cercanos o más lejanos igual me daba, hijos de amigos de mis padres, hijos de vecinos... Siempre me asomaba al carrito y si podía lo cogía y lo acunaba. A medida que crecía seguía girándome cuando veía un carrito por la calle, me encantaban los nacimientos ajenos y lo aprovechaba como la ocasión perfecta para ir a esas tiendas de bebés tan monas y comprar alguna miniatura de las que tienen. En fin, que siempre fui una persona con bastante sensibilidad con el tema, yo diría que incluso demasiada, y siempre siempre tuve claro que algún día quería ser mamá.
 
Cuando conocí a mi ahora #maridito fue algo que los dos teníamos claro, por lo que pensé que no habría problema de entendimiento. Pensé que seríamos papás cuando yo quisiese, una suerte porque se que hay chicos más reacios a la idea y por mi parte sabía que #maridito estaba por la labor así que no tendría problemas de este tipo.
Pero me equivocaba. El incipiente problema es que la alarma ha saltado en #maridito y no en mi. Porque a ver, todas sabemos que no es lo mismo que te gusten los bebés, sus ropitas, que se te den bien los hijos de otros, que tengas buena mano con ellos... a que quieras tener uno de esos ahora mismo! Y claro mi alarma está ahí, latente, y sé que algún día sonará a tope con fuerza y lo de tener un bebé será una necesidad casi imperiosa. Pero por ahora está tranquilita...
 Cómo es posible que #maridito esté que se sube por las paredes por tener uno, toooodo el día diciendo que ahora es el momento, que se siente preparado, que quiere tener uno ya  y que quiere ir a por el segundo en dos años.. Cómo el segundo?? En qué momento estamos planeando la búsqueda de nuestro segundo bebé si aún no tenemos al primero?? :O  Por qué #maridito está así, si es un chico, si es joven (caminito de los 30 pero aún a no los tiene)? Por qué ha saltado la alarma en él, que siempre tocaba a los niños con "miedo", nunca cogió un bebé, no sabe la diferencia entre un pelele y un body? Qué es lo que ha desencadenado todo esto que le está pasando? No lo sabe, dice que no lo puede explicar, pero que sueña con verme embarazada, con tener a nuestro bebé en brazos, llevarlo al primer día de cole.. Vamos, que tiene el instinto a tope, y yo no sé cómo me siento al ver ese ímpetu por su parte.
Por un lado me enternece verlo así, porque sí, a las chicas ver a un chico con un bebé nos gusta mucho.  Por otro digo ala, venga, pues nos ponemos! Pero por otra digo no!! Aún no! Tener un bebé es una responsabilidad enorme, sabremos hacerlo? Se nos dará bien? Y si no duerme NADA? como vamos a trabajar al día siguiente? Y si nos quedamos sin trabajo? Y así mil y una preguntas catastróficas que me aterran y me ponen un nudo en el estómago. A todas estas preguntas él responde que en cuanto esté embarazada se me pasarán todos los miedos... Pero, y si no consigo quedarme en un plazo prudencial de tiempo? A mucha gente (muchísima) le pasa. Como veis por mi parte todo son dudas, miedos y preocupaciones.
Y vosotras qué creéis? Soy el único caso en el que la alarma ha sonado por la parte masculina? Soy la única que siente tantos miedos irracionales cuando le plantean el tema? Son normales? Por qué yo, que a priori tendría que estar más predispuesta a empezar la búsqueda estoy tan aterrada y él se muere por tenerlo ya? Desconocimiento de lo que le/nos espera? O es la magia de la alarma?
Seguiremos informando, que este tema dará seguro para mucho...

miércoles, 2 de abril de 2014

Punto seguido

Hace unos cuantos fines de semana estaba yo en casa de mis abuelos de merienda y charla. Es curioso pero cuanto mayor me hago más ganas tengo de escaparme a su casa para que me cuenten qué tal su semana y para contarles cómo avanza la mía. Además tengo a mi compañero de vida, #maridito, que disfruta tanto o más que yo de estos momentazos con mis abuelos, y cada finde intentamos sacar un hueco para verlos. Disfrutamos muchísimo de sus historias, de sus risas, les contamos cosas del trabajo, de nuestros amigos y nos encanta verlos jugar a las cartas y picarse entre ellos porque alguno de los dos hizo trampa :) Son una pareja digna de admirar que después de 50 años casados se quieren como el primer día, y lo demuestran como se tuvieran 20 años, son maravillosos!
 
Pues en una de estas visitas, en un afán por empaparnos de todo lo que nos enseñan, mi abuela me enseñó la manualidad que tiene entre manos: un mini jersey de punto para un bebé de unos amigos suyos que está a puntito de nacer. Diminuto y azul cielo, me encantó!
 
Y me entraron unas ganas terribles de retomar la costura. De pequeñita mi abuela me enseñó a hacer punto de cruz y en casa de mis padres hay bastantes obras mías de aquel entonces. Para la boda también volví a coger aguja e hilo y una de mis primeras creación DIY fue a punto de cruz (ya os lo enseñaré más adelante) Pero el punto es algo que se ha puesto muy de moda y que yo nunca había probado! ´
 
Aquel día, mi abuela me dejó coger sus agujas y me dio unas pautas básicas. Yo me sentía como si volviera a tener 8 años, y seguía sus consejos de cómo se cogen las agujas y cómo se colocan los dedos para pasar el hilo por ellas y... me enganché! Tanto que después de aquellas horas y una vez en nuestra casa me sentía con mono por seguir pero no tenía material...
 
Pues hace dos días #maridito me hizo un regalo de los que me gustan, un regalo porque sí, para alegrar un lunes que siempre son un poco difíciles de sobrellevar, y me trajo a casa dos agujas e hilo de punto!! Viva! Y desde entonces estoy robando ratitos al tiempo (porque entre semana no es que me sobre mucho) y estoy empezando con mucha ilusión lo que será mi primera bufanda!!!
 
Ya os pondré el resultado :)